sábado, 10 de septiembre de 2011

Eurobasket 2011- España-Serbia

                        España   84 
                   Serbia    59
 España dio un golpe de autoridad encima de la mesa del Eurobasket y se clasificó para los cuartos de final del torneo tras pulverizar a Serbia (84-59) gracias a su extraordinaria defensa y al incontenible torrente de juego de los 'gasoles'. Pau (26+8) y Marc (20+10) fueron sencillamente incontenibles para los balcánicos, que en ningún momento expusieron argumentos de peso para plantar cara a un rival manifiestamente superior durante prácticamente todo el partido.
Calderón y Ricky desactivaron a Teodosic, Navarro volvió a aparecer en los pocos momentos de intranquilidad que tuvo su equipo y Rudy, negado en ataque, lideró con su extraordinaria intensidad una defensa de libro que asfixió en todo momento a su rival. Sólo Savanovic con sus triples y Krstic, de manera muy puntual, resultaron amenazantes en algún momento del partido.
El objetivo de Rafa Casal ha captado los mejores momentos del partidazo de España contra Serbia.
Serbia fue un pelele en manos del equipo español, que la deja a las puertas del abismo. Si no gana a Turquía, se volverá para casa. Este triunfo puede tener bola extra.
El partido empezó con susto, y de los gordos, para España. Pau, que había abierto el marcador con cuatro puntos, cometía su segunda falta y tenía que irse al banquillo cuando apenas había roto a sudar (6-2, min 3). La salida de Reyes, envalentonado en la zona rival, y los triples de Calderón y Navarro, abrían la primera vía de agua seria en el cascarón serbio (15-5, min 6).
La defensa española colapsaba por completo el ataque balcánico y su buena circulación en ataque hacía el resto. La salida a cancha de Savanovic dio algo de aire a su equipo, que acortó distancias con un parcial de 0-6 (15-11, min 8), aunque un nuevo triple de Navarro, algo irregular en la primera parte, y las embestidas de Marc y Reyes en la pintura serbia, permitieron a España tener controlado el partido al final del primer cuarto (23-14). Sólo Krstic daba señales de vida entre los rivales, que seguían sin noticias de Teodosic, bien defendido primero por Calderón, y más tarde por un Ricky. Rudy, errático en ataque, pero soberbio en defensa, ponía la máxima al inicio del segundo acto (25-14, min 11), pero los triples de Paunic y Savanovic y una canasta de Bjelica acercaban a los balcánicos de nuevo (28-22, min 14).
El ala-pívot del Valencia hizo mucho daño sacando a los interiores españoles hasta la línea de tres. Ibaka fue uno de los damnificados de su acierto. España empezó a alternar defensa zonal e individual con acierto que, junto a una técnica al banquillo serbio, desatascaron a los nuestros. Entonces, los 'gasoles' se adueñaron del partido y, con ocho puntos consecutivos, establecieron otra máxima ventaja (39-22, min 17). Ivkovic contribuyó decisivamente al despegue español al colocar al gigante Marjanovic (2,22 m) sobre Pau, que le sacó de la pintura botando como si fuese un base, y jugueteó a placer ante el bisoño pívot serbio. Savanovic, 11 puntos al descanso (con 3/4 triples) era el único quebradero de cabeza del equipo español. Ni Ibaka primero ni Reyes después consiguieron menguar su producción desde los 6,25. Scariolo volvió a recurrir a Pau, al que había concedido un respiro, para que no cundiese el pánico, y una nueva técnica a Ivkovic -gracias, coach- permitió a España marcharse a los vestuarios con una ventaja tranquilizadora (43-32). Pau (15) y Marc (10) volvían a marcar el paso ante una Serbia irreconocible. En la reanudación llegó el tsunami español. Tras una canasta de Macvan (43-34), dos triples de Pau y Calderón y una 'bomba' marca de la casa de Navarro, troncharon definitivamente la débil resistencia serbia (51-34, min 23). Calderón, Navarro y Pau hicieron aún más leña del árbol caído para rematar un parcial de 0-14 que sentenciaba el partido y la clasificación española para cuartos (57-34, min 25). Pau redondeó su sensacional actuación con un dos más uno (66-40, min 27) y Scariolo dio por fin descanso al guerrero español. Tampoco le hacía falta ya a su equipo, que llegó a establecer una máxima renta de 29 puntos (70-41, min 30), dejando a Serbia en las cenizas y a su famoso orgullo, hecho papilla. La relajación española por el hecho de saberse ya ganadores, propició que los balcánicos maquillasen algo el marcador (70-54, min 32). Scariolo entendió que el peligro no había pasado y volvió a meter en cancha a Pau. Sin embargo, fue su hermano Marc, sensacional durante todo el torneo, quien contemporizó los ánimos de su rival. Al final, incluso Claver y Sada tuvieron oportunidad de estirar los músculos durante los últimos tres minutos (79-58).    
A esas alturas de partido, tampoco hubiese pasado nada si Orenga o el preparador físico Nacho Coque se hubiesen vestido de corto. Aún así, los suplentes se lo tomaron muy en serio y no bajaron la guardia. España podría necesitarles en los cruces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario